Terriblemente dolida

Cuando se cierra un medio de comunicación, se cierra un medio de pluralismo imprescindible para la democracia y su transparencia. El estado, según la constitución, debe garantizar que todas las Comunidades Autonómicas tengan voz y voto. Las televisiones y las radios han sido y serán el medio más directo para su transmisión a los ciudadanos de todas las edades.

He leído comentarios en redes sociales que sueltan perlas tan atroces como esta  “quien quiera televisión que se la pague”. Yo me pregunto: ¿Qué tenemos que hacer? ¿permitir que lo destruyan todo?  ¿ir hacia la “Nada” como en “La historia Interminable”? ¿destruirlos a ellos?

Canal 9 es imprescindible para la sociedad valenciana. Por supuesto, no de la manera que estaba gestionada, pero siento que tendría que haberse reinventado y no destruido. No soporto la destrucción de una forma tan vil. Para más inri, los últimos datos indican que por primera vez en la historia, la RTVV ha tenido beneficios.

El discurso del Sr. Fabra de esta mañana era absolutamente perverso, lamentable y demagógico. Lo que más me molesta es que  es justo lo que van a trasladar al resto de España. Van ha decir una y otra vez, que era necesario para garantizar los servicios públicos básicos.  Otra falsedad más. También se inventarán que hay que acabar con la educación y la sanidad pública (si es que no lo están haciendo ya) porque son servicios prescindibles.

Las cosas están claras. Los servicios públicos son de todos pues por ello los pagamos, Aquí no valen recortes ni supresiones y mucho menos privatizaciones. Son un elemento de igualdad social y más aún en momentos tan difíciles como los que vivimos.

Volviendo al tema de Canal 9, puedo hacer un esfuerzo y entender que no se puede readmitir a 1700 empleados. Una cifra desorbitada en una cadena autonómica. Aún así, estas personas merecían un despido digno. No me gusta pensar mal, pero el ERE ha sido también un desastre, sin posibilidad alguna de diálogo y por tanto, de entendimiento para llegar a algún acuerdo.

Llegados a este punto me pregunto por los responsables de esta gestión. La deuda no es fruto de esta “crisis”, sino que tiene un recorrido de dos décadas ¿Donde están los responsables políticos? Esos políticos que se han llevado y se llevan sin ningún tipo de reparo todo nuestro dinero. Reitero el término de Servicio Público. Es indignante que aún haya gente que crea o quiera creer que va a repercutir en beneficio de la sociedad. En realidad va a parar a coches, chalets o paraísos fiscales de los mismos “espabilados”.

Estoy desolada e indignada como ciudadana, como valenciana y como actriz. Todo esto no tiene que ver con un proceso de reestructuración económica, sino con un proceso maquinado de deshumanización de la sociedad. Es un hecho aterrador.

Han hablado de salvaguardar en términos económicos la educación y la sanidad ¿alguien se lo cree? Ha sido un atentado. La RTVV producía cultura.

He crecido trabajando para Canal 9 y ahora me encontraba con un papel protagonista para “L´Alqueria Blanca”.  La gente quería ver “La Alqueria Blanca”. He trabajado durante cuatro años en esta serie. Amo a mi personaje “Pili” del que me despido con gran dolor.  Amo a mis compañeros, a los fans, a Canal 9…

Parece como si unos tanques hubieran entrado en mi casa para destruirlo todo. Por eso grito yo también ¡RTVV no puede desaparecer! y me vínculo a todos aquellos ya sean trabajadores o espectadores, que quieren a nuestra radio y nuestra televisión.

Y reivindico noticias en valenciano, series, programas, dibujos animados… Quiero mencionar también la gran profesionalidad de todos los que componemos de una manera u otra, esta casa, nuestra casa.

Por todo esto hay que seguir en la lucha.

Un abrazo.

Anuncios